10/9/13

Experiencia, Honor y Alineamiento (2 de 3)

Hoy le toca al Honor, y cuidado que toca aspectos "morales". Quizás debí haber empezado por el alineamiento, pero en fin...

Al lío.

Hackers añd Slayers utiliza un sistema de Honor: Honor es la característica indefinible que hace que el personaje sea respetado o despreciado por el mundo de juego. Todo el mundo, de forma intuitiva, sabe si un personaje es o no honorable: ¿es un personaje digno de fiar? ¿fiel a su alineamiento? ¿se puede esperar de él que se comporte como un miembro de su raza o clase? ¿como un aventurero?

El Honor no te dice si un personaje es bueno o malo, ni tampoco es exactamente un código deontológico del aventurero. Si quieres una definición sencilla, el Honor es lo que indica si un personaje vale o no la pena. ¿La pena de qué? El Honor es indefinible, ¿recuerdas? Es un indicativo del éxito más importante y preciso que el nivel, o incluso que el estadio: al fin y al cabo, un personaje parásito puede vivir a rebufo de un grupo de aventureros atrevidos y valientes sin dar palo al agua y subiendo poco a poco de los PEX que le tocan por “participar”. Pero el Honor no. El Honor se gana personalmente.

Para qué sirve el Honor
Para empezar, tienes que tener un Honor digno para progresar: un personaje con Honor negativo no gana PEX propios. Tendrá que esforzarse y, con sus actos y proezas mejorar su imagen ante sí mismo y los demás para así subir su Honor y poder ganar PEX en serio.

Ya has visto lo mucho que influye tu Honor en tus subidas de nivel: necesitas Honor para subir habilidades, aprender habilidades nuevas y para intentar mejorar tus características.

El Honor además te sirve para ganar más PEX. ¿Cómo? Cuando hay un empate técnico en el reparto de PEX sobrantes, se reparte por orden de Honor. Así que los personajes más honorables tocan a más PEX.

Además, puedes quemar puntos de Honor para repetir tiradas de ataque, salvación o habilidad: una vez por estadio que tengas y sesión, si quieres puedes repetir una tirada: repites la tirada, te quedas con la nueva y pierdes tanto Honor como la diferencia entre las dos tiradas. Tenga o no éxito. El destino no perdona: si le invocas va a querer cobrar tanto si te ayuda como si no.

Por ejemplo: Piernarrastrada Guantazontoalaboca tiene que hacer una TS: o saca 6 o menos en el dado o se muere. O al menos lo pasará muy mal. El hombre tira y saca un 7. ¡Mierda! ¡Espera! “¿Puedo repetir?” “Puedes, si quemas Honor”. “Venga”. Pues Piernarrastrada repite la tirada, y va y saca un 18. Toda la mesa se queda mirando el dado, Piernarrastrada se queda blanco y pierde 11 puntos de Honor. Ahí es nada.

El MÁSTER tiene otros usos del Honor: reacción de los psjs ante tu personaje, la credibilidad o influencia que pueda tener, duelos de miradas… Pero para ti, saber esto ya te vale.

Ganar y perder Honor
Durante una partida harás cosas que te hagan ganar o perder Honor. El MÁSTER va a llevar la cuenta de eso. Por ponerlo sencillo, serán “positivos” y “negativos”. Al final de la sesión resta positivos de negativos y tira los que te queden: d6 por cada punto, positivo o negativo:

6: gana o pierde 1 de Honor.
1 en un positivo: tiras un dado negativo.

Habrás notado que es más probable perder Honor que ganarlo. Y es que la mala fama es muy perra y pegajosa.

Por ejemplo: Vistarriba Estrellado empieza una sesión con Honor +4. Después de una sesión espectacular tiene 7 positivos y sólo 2 negativos. Tira 5d6. Por desgracia, en los d6 blancos saca sólo un 6 y tres 1, así que tira 3d6 negativos, ¡en los que saca dos 6! Después de haberse portado tan honorablemente, debe haber alguien hablando mal de él por pura envidia. Sea como sea y por lo que sea, el resultado es que pierde 1 punto de Honor.


Cosas que hacen oscilar tu Honor: cualquier hazaña o proeza que hagas te va a hacer ganar o perder Honor. En cualquier momento, piensa si lo que estás haciendo es una villanía despreciable o si es lo que se espera de ti (si lo que se espera de ti es una villanía despreciable, entonces no: también perderías Honor).